SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine,ocio-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

El casamiento

Por Julieta Messer*

“La belleza es la imperfección”. Witold Gombrowicz

¿Se puede encontrar belleza en la disonancia? La literatura (y dramaturgia claro) de Witold Gombrowicz, lo reafirma una y otra vez. Nacido en Polonia en 1904, Gombrowicz vivió durante casi un cuarto de siglo en Argentina, convirtiéndose en uno de los escritores más audaces de su generación. Su prosa explora claramente varios registros pero predomina el absurdo como una de las consignas en donde su arte construye sus cimientos más sólidos. Adentrarse en “El casamiento” la segunda pieza teatral de Gombrowicz requiere un espectador exigente que siga paso a paso una fábula con un contenido onírico cargado de significaciones. La historia parece simple: “Enrique” (interpretado con ahínco por Mariano Bassi) sueña que vuelve de la guerra, pero a su regreso ve a su casa natal totalmente transformada, esto generará una sed de venganza con las peores consecuencias. La decadencia familiar hace su entrada intempestivamente en este extraño sueño cargado de símbolos y siginificados por doquier. La dramaturgia de Gombrowicz está respetada a través de la mirada de la directora Cintia Miraglia y la pieza funciona gracias a un elenco profesional y destacado con un nivel actoral muy parejo.

Una cadencia rítmica acompaña la dramaturgia altamente poética y disonante de Gombrowicz, ya que lo que se genera en esta puesta en escena es poco comunicable en términos utilitarios, aquí predomina otro léxico, otro universo, el mundo poético por excelencia. Se narra como si el tiempo discurriese lentamente pero a su vez todo sucede con una rapidez indescriptible. Hay algo fantasmal en esta historia de Gombrowicz, algo que traspasa los límites de la metáfora misma. Con diálogos hilarantes y monólogos inquietantes se construye una obra crudísima que Miraglia supo comprender dotando la pieza de un alto nivel de teatralidad. No es casual que ella misma haya también diseñado el vestuario de “El casamiento”: un ropaje ambiguo, oscuro, cargado de densidad y también de fantasía. La fantasía traspasa la barrera de lo dicho para hacerse cuerpo. Todo en una misma obra.

Todo está cuidado en esta puesta en escena, ya que Miraglia sabe que es una tarea difícil trabajar con los textos de Gombrowicz, por su agudeza y por su sin-sentido que imprime burlonamente todo el tiempo. La dicción de los actores, la interpretación, la comprensión sensorial e intelectual, todo está en pos de formar un equipo artístico que logre dar cuenta de la poética del polaco. Porque más allá de la aparente superficialidad de un relato simple, el texto esconde, como un palimpsesto toda una serie de lecturas sobre la realidad. El tratamiento del tiempo en la puesta es lo que le da vida a un elenco de lujo, ya que está todo perfectamente sincronizado de forma dinámica, sumado a un acompañamiento musical en vivo que termina por darle forma a un espectáculo de primera categoría. Si quisiéramos hacer un análisis de la trama tal vez la respuesta no exista o serían varias respuestas o varias preguntas más que nada.

¿De qué “habla” Gombrowicz en “El casamiento”? De todo y probablemente de nada. Toma temas universales, los desglosa, los destruye y los reconstruye, como una suerte de dadaísta de europa del este que pasó gran tiempo viviendo en latinoamérica, un híbrido, un escritor disfrutable de principio a fin. No es recomendable buscar en esta puesta un sentido lineal, por el contrario, Witold es el padre de la no-linealidad. Allí reside su riqueza, en poder ver, a través de imágenes teatrales los temas más complejos de lo humano, aquí en “El casamiento” existen indagaciones en varias direcciones: la infancia, la venganza, los lazos familiares, el amor, la lealtad, la anarquía, las instituciones, el poder. Todos temas que nos tocan de cerca y nos interpelan. La magia de Gombrowicz es dar cuenta de todo aquello a través de un mundo deforme y disonante, y en él la belleza también existe, a su manera, pero existe.

Ficha técnico artística

Autoría: Witold Gombrowicz
Actúan: Mariano Bassi, Fabian Carrasco, María Colloca, Hugo Dezillio, Mónica Driollet, Victor Salvatore, Luciano Sánchez
Vestuario: Cintia Miraglia
Escenografía: Jose Escobar
Iluminación: Cristian Domini
Música original: Daniel Quintas
Diseño gráfico: Clara Frías
Asistencia de dirección: Francisco Barceló
Prensa: Silvina Pizarro
Producción: Natalia Gauna
Supervision Artística: Gabriel Guz
Dirección: Cintia Miraglia

EL EXTRANJERO
Valentín Gómez 3378
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4862-7400
Web: http://www.elextranjeroteatro.com
Entrada: $ 400,00 / $ 350,00 / $ 300,00 / $ 200,00 – Domingo – 18:00 hs – Del 14/04/2019 al 28/04/2019

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 abril, 2019 por en teatro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: