SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Las de Barranco

Por Jesica Guarrina.

El clásico del dramaturgo argentino Gregorio de Laferrere “Las de Barranco” (1908) pierde todo su clasicismo en esta alucinante versión libre de Toto Castiñeiras y Alfredo Allende. Si estamos esperando una puesta naturalista o realista, tendremos algunos avisos dentro del dispositivo teatral, previos al momento efectivo del comienzo de la función, de que esto no será así: la propia escenografía –“distribuida” en conjuntos de objetos, tejidos y muebles por diferentes espacios de la sala dejando resquicios libres en donde se ubican algunas butacas y bancos para el público-, el propio teatro –“El camarín de las Musas” por el que subimos una escalera enorme, de esas de casas antiguas, y llegamos a una puertita por la que se descubrirá el espacio escénico, una habitación hecha sala teatral- y la propia localización asignada para los espectadores –como ya he mencionado, ellos eligen dónde sentarse, si en los banquillos del medio de la sala, o en la pared de enfrente a la puerta que permite una visión panorámica interesante, o en los asientos de la pared contraria a un lado del enorme espejo de la habitación de “Pepa”, o en algunos otros, dispuestos en las paredes laterales-.

En clave de clown, en clave de juego, de lo lúdico, que remite a lo espontáneo, a lo desprejuiciado, a lo etéreo y volátil, “Las de Barranco” ganan en contemporaneidad. No importa si el texto dramático original es respetado a rajatabla o si los personajes son exactamente emparentados a las descripciones clásicas: esta versión libre constituye una obra otra, una manifestación teatral propia que, insipirada en la arqueológica tragicomedia, logra desprenderse de ella, recuperar algunos elementos escogidos y así, con ello, superarla en elaboración, tratamiento e intensidad dramática. No porque sea clown, no porque las actrices olviden premeditadamente sus textos y se entreguen con el público a la improvisación, no porque las pelucas, vestuarios y formas de andar, moverse  y hablar rocen lo grotesco, que “Las de Barranco” pierde en fuerza narrativa. Al contrario. Se trata más bien de que con algunos recursos específicos se logra algo nuevo y maravilloso.

De esta forma, el espectador es interpelado por las actrices constantemente –y especialmente en los momentos de improvisación que invitan a la risa, la carcajada a partir del humor y de la ridiculización de algunos estereotipos- y además, por la propia mirada del resto de los espectadores: miradas que se entrecruzan debido a la propia lógica de disposición de los asientos y de sectorización del espacio escénico en varios “conjuntos escenográficos” que condensan significantes. Así, interactuamos activamente absolutamente todos los que estamos en la sala: nos sentimos parte de la interpretación, sentimos el pesar de doña María al no saber cómo arrecaudar dinero aparte de la pensión por su marido fallecido, el idilio de Carmen con su pretendiente Rocamora, la soltura y cierto infantilismo de Pepa.

Finalmente, destaquemos muy especialmente la actuación brillante de Julieta Carrera, Teresa Murias y Corina Romero. Además de moverse por toda la sala con soltura, de interactuar con diversos objetos en diferentes espacios –la sala de costura, el hall de entrada de la casa, la habitación, el cuarto con el altarcito en homenaje al esposo y padre recientemente fallecido- de lograr establecer diferentes climas en la narración –de llanto y de risa a la vez- ellas tres se complementan muy bien, forman un conjunto actoral sólido y enaltecen la idea del director.

 

Ficha técnica:

Autoría: Alfredo Allende, Toto Castiñeiras sobre textos deGregorio de Laferrere

Versión:Alfredo Allende, Toto Castiñeiras

Actúan: Julieta Carrera (Pepa), Teresa Murias (Doña Maria), Corina Romero (Carmen)

Iluminación: Omar Possemato

Pelucas: Enzo Bonardi

Realización de vestuario: Enzo Bonardi, Marta Niz

Realización de dispositivos lumínicos: Valeria Junquera

Asistencia técnica: Máximo Ruiz

Prensa:Correydile

Producción ejecutiva: Rocío Gómez Cantero

Dirección: Toto Castiñeiras

Duración del espectáculo: 50 minutos

Facebook: https://www.facebook.com/chicas.barranco/

 

El Camarín de las Musas.

Mario Bravo 960, CABA.

Sábados 21 horas

Entrada General $300 / $240 Jubilados / $150 Menores de 30 / 2×1 Club La Nación

Reservas: 4862-0655 / http://www.elcamarindelasmusas.com.ar/

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 1 noviembre, 2018 por en Sin categoría.
A %d blogueros les gusta esto: