SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Todxs tenemos un pelo

“Performance” acarrea la posibilidad de un desafío, incluso de auto- desafío, en sí mismo. Como término que connota simultáneamente un proceso, una práctica, una episteme, un modo de transmisión, una realización y un medio de intervenir en el mundo”
Diana Taylor, Hacia una definición de Performance.

Por Jesica Guarrina y Julieta Messer

Haciendo uso de una enorme sala de un centro cultural de Villa Crespo (Casa Babá), “Todxs tenemos un pelo” se presenta como una instalación escénica que combina danza, proyecciones audiovisuales, recursos radiofónicos como el uso de micrófonos para lanzar algún que otro texto y contar alguna que otra historia y, sobre todo, ejercicios corporales extendidos hacia un nivel fisico extremo. A fuerza de resistencia, repetitividad, recursividad, reiteración incesante y permanente de movimientos –el cuerpo como soporte material y simbólico de conceptos que rozan tanto lo estrictamente disciplinado y ensayado con máxima antelación como lo posiblemente improvisado- la propuesta ideada por Lucía Giannoni evoca algo de lo performático de los happenings de los años ’60, como del orden de lo interdisciplinario y combinación de registros y del lenguaje propio de las puestas del posmodernismo. En “Todxs tenemos un pelo”, el cuerpo se vuelve el principal elemento anclado en una puesta en escena mezcla de improvisación y a la vez de precisión cronometrada. Es interesante ahondar en la afectividad que le provoca esto al espectador, pensar a través de estos condimentos performáticos una noción de emoción detrás de la simpleza del movimiento.

El mito de la sociedad sin relato y del fin del arte en cuanto a la ausencia actual de una narratividad unificadora y ordenadora de la experiencia social, en general, y artística, en particular, adquiere una prueba de su existencia en esta puesta en escena, pensada y montada hacia una transformación de los modos de ver, apreciar y consumir bienes culturales. Este cambio artístico en donde se comienza a pensar la obra de arte como proceso y no tanto solamente como producto cerrado es propio del posmodernismo. A pesar de la extrañeza de un público que tal vez está más acostumbrado a la narrativa aristótelica de la una trama con su principio, su medio y su desenlace, la propuesta de esta pieza performática sin duda resulta por demás interesante. La casi ausencia de palabras es otra de las características que despliega este proyecto, el cuerpo, otra vez, hace su entrada de forma intempestiva.

Lucia Giannoni y Diego Gómez, ex-miembros de la Compañía de Danzas de la Universidad Nacional del Arte, interactúan, se entrelazan –literalmente-, se entrecruzan y se combinan delineando, por momentos, la unicidad en un solo cuerpo. Se conocen demasiado bien y tal dinámica corporal es la que produce ese efecto en el espectador de retención de la mirada. Esparcidos por toda la sala, se alojan diversos dispositivos y estímulos visuales y sonoros que atraen nuestra atención. No obstante, la libertad que se le otorga al espectador de dislocarse por el espacio escénico, de sentarse y moverse por donde le plazca, de entrar y salir de la sala cuantas veces lo desse –después de todo, se trata de un mega espectáculo con duración total de cuatro horas- se ve capturada ante la provocación que surge de la increíble destreza corporal que presentan los bailarines. Mezcla de coreografía, performance, teatralidad, lo que prima es el ejercicio: un verdadero tratado acerca del movimiento corporal hecho tangible, materia, realidad.

En vivo: Diego Gómez, Lucía Giannoni. 
Asistencia de dirección: Juan Francisco López Bubica. 
Dirección audiovisual: Florencia Labat. 
Asistencia audiovisual: Delfina Margulis Darriba. 
Edición de video: Josefina Urondo, Florencia Labat. 
Música: Facundo Mauro, Patricio Ortíz. 
Colaboración artística en escenografía y vestuario: Uriel Cistaro, Camila Pérez, Adrián Suárez. 
Diseño de iluminación: Paula Fraga.
Diseño gráfico: Manuel A. Fernández, Lucas Minhondo. 
Asistencia de producción: Laura Sol Zaslavsky, Sol Dipaolo. 
Idea y dirección: Lucía Giannoni.

Funciones 12 y 26 de agosto, 9 y 23 de septiembre. 18-22h.
Casa Babá.
Coronel Antonio Susini 2280, CABA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 septiembre, 2018 por en teatro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: