SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine,ocio-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Misterio del ramo de rosas

Por Jesica Guarrina.

Las historias simples son las que se retienen en la memoria, las que conmueven, las que movilizan el ánimo. Y como de par de opuestos se trata, no por evocar la simplicidad se deja a un lado la complejidad. La obra “El misterio del ramo de rosas” (1987) del reconocido escritor Manuel Puig cobra vida brillantemente de la mano de las actrices Claudia Mac Auliffe en el papel de “la enferma” y de Sonia Novello en el rol de “la enfermera”. Desde el inicio, nos adentramos en el universo poético de la paciente: con sus órdenes, reglas y normas estrictas de convivencia pretende comandarlo todo, controlar la actividad de su enfermera particular y hasta la del mismísimo médico. Parece no bastarle con los infortunios e imprevistos de la vida, que mismo así, decide voluntariamente internarse en el sanatorio, contratar un servicio privado de enfermería, resolver las cuestiones administrativas e inmobiliarias con su abogado –y no con la secretaria de éste-, tener conocimiento de qué otros pacientes ingresan y egresan de la institución hospitalaria….Se van delineando dos grandes estructuras de carácter –aparentemente opuestas-: una, controladora en nivel altísimo; la otra, amable, dulce, tímida, introvertida. La controladora y exigente, habla fuerte, grita, eleva el tono de voz, se dirige con sarcasmo, suspicacia, imaginación y elocuencia. A la enfermera no le queda otra que responder interrogantes, contar alguna que otra anécdota de su vida si le es requerido, ejecutar las ordenanzas impuestas conforme van pasando las horas en la habitación privada de hospital.

La historia no vale la pena adelantarla: hay que sentarse y descubrirla por uno mismo. Podría decirse que priman los deseos, fantasías, reproches, reclamos; todo lo aún no dicho o hecho y todo aquello que valdría la pena todavía dedicarle tiempo y aliento para su realización. Porque, lo curioso es que los roles parecen invertirse: la enferma hace y deshace miles de ideas y proyectos, entreteje planes y piensa demasiado. La enfermera parece haberse quedado estancada en su soledad, en su soltería, su amargor. Por detrás de su actitud bondadosa y dulce, parece esconderse la rabia de lo reprimido, de todo lo dejado preso y encadenado en el tiempo. La enferma se hace la deprimida y menciona permanentemente su delicado estado de salud. Sin embargo, sonríe, decide si atiende o no el llamado telefónico de su médico, ordena que le compren masas en la confitería del barrio. También, aparece todo un universo fantástico de sueños y visiones: ambas mujeres se sumergen en la pesadumbre de sus pensamientos y en ensueños conversan consigo mismas, con hermanas, madres, pretendientes. La realidad, de esta forma, también parece conformarse por ese lado onírico; costado que definitivamente terminará influyendo en el destino final de los personajes.

Combinando humor y tragedia, el texto dramático permite ese juego propio del teatro contemporáneo: refiere a diversos temas actuales para la sociedad –como el del rol de la mujer en la época de nuestras madres y abuelas y en la nuestra, como el tema de los estudios ligado a las diversas obligaciones cotidianas y quehaceres domésticos- pero siempre haciendo uso de su pertinente cuota de gracia, ironía, sarcasmo, burla. La pesadez del drama se suaviza con humor bien logrado. Es que Mac Auliffe y Novello, podría decirse, son compañeras y amigas de escenario hace años. Han desarrollado varios proyectos teatrales juntas. Y eso se percibe. Hacen uso del conocimiento personal y profesional recíproco y lo exprimen al máximo. Ambas se complementan espectacularmente bien. Sin extravagancias posmodernas, prueban que el teatro puro, moderno, actual, aún puede desplegarse con solvencia solamente aprovechando los tres elementos indispensables y esenciales: texto dramático para la elaboración y tratamiento, actor como soporte corporal y fonético para la interpretación y espectador para disfrutar la representación.

Ficha técnica:

Autoría: Manuel Puig

Actúan: Claudia Mac Auliffe, Sonia Novello

Escenografía: Ariel Vaccaro

Iluminación: Mariano Dobrysz

Diseño de vestuario: Merlina Molina Castaño

Musicalización: ZYPCE

Fotografía: Marco Riccobene

Asesoramiento Corporal: Debora Zanolli

Asistencia de dirección: Marco Riccobene

Producción ejecutiva: Marco Riccobene

Dirección: Alejandro Vizzotti

Realización Compañía De Carencia Virtú

 

Teatro Payró.

San Martin 766, CABA.

Domingos 18h.

Entrada general: $280.  Descuentos para estudiantes y jubilados.

Descuento del  30% para nuestros espectadores en Estacionamiento de  Av. Cordoba 402 / Viamonte 402  (presentando la entrada en caja del estacionamiento).

Teléfono: 4312-5922

http://www.teatropayro.com.ar

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 21 agosto, 2018 por en teatro.
A %d blogueros les gusta esto: