SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine,ocio-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Travestisong

Por Jesica Guarrina.

Brillante puesta musical y de danza que nos brindan algunos artistas –bailarines, coreógrafos y cantantes- pertenecientes a la Compañía de Danza de la Universidad Nacional de las Artes-UNA. Ejemplo de la vigencia que marca la trayectoria de cualquier estudiante que pasa, estudia, lucha, batalla y se forma en la universidad pública –trayectorias que aún persisten en el horizonte psicológico y cultural de nuestra sociedad bajo el signo de la excelencia educacional-; Travestisong se erige en la cartelera porteña como un espectáculo obligado a ser visto. No tanto por la temática aludida: éste se autodesigna como una creación artística, una sucesión de cuadros musicales que se entrelazan “desde un punto de vista andrógino”. Antes bien, a mi entender, por la plasticidad de los cuerpos lograda en el escenario al son de ritmos musicales exquisitos, por la maravilla de la construcción musical enlazada a coreografías fantásticamente resueltas que evocan movimientos de la danza contemporánea y por la conexión y comunicación lograda por parte de los once bailarines en escena. Lo que no es decir poco.

A medida que las coreografías se suceden, observamos que hombres y mujeres permanecen con el mismo vestuario del inicio: tacos altos para ambos sexos, anteojos grandes, shorts negros ceñidos a las caderas y remeras holgadas de algún tipo de gasa en tonos blanco, rosa pálido y ocre, con aplicaciones de brillos sutiles. Desde esta perspectiva –la del vestuario- quizá sí podamos aludir a cierta dimensión de androginia que el ideador, coreógrafo y director, Carlos Casella, busca expresar en su obra. Lo mismo puede decirse de ciertos movimientos y coreografías por parte de los bailarines, tanto hombres como mujeres: sería dificultoso conseguir olvidar la escena en la que una joven pareja se encuentra íntimamente, y en la que los roles masculinos y femeninos parecen invertirse. Para precisar el término, recordemos que la androginia, según las definiciones básicas circulantes, radica en la cualidad de poseer características, particularidades, acciones o conductas que oscilan entre “lo masculino” y “lo femenino”. Desde el enfoque de la psicología profunda, lejos de toda definición moral, lo masculino, en sentido amplio, se ha entendido como el polo ligado a la actividad, la espontaneidad, la extroversión, lo luminoso y claro, lo fuerte, lo intelectual, lo consciente. Lo femenino se ha concebido como el polo opuesto y complementario a la vez, el de la pasividad, la receptividad, la nutrición, la protección, la introversión e introspección, lo oscuro, lo emocional, lo inconsciente. Creo que esta mezcla, mixtura y combinación de aspectos masculinos y femeninos ha dado buenos resultados: se percibe en escena una gran labor efectuada en ese sentido.

No obstante, creo que este concepto de la androginia puede ser un detalle más entre otros. La originalidad en la utilización de tacos altos en varones y mujeres no quita méritos a otros recursos utilizados en escena. Y esto es lo que hace a la versatilidad de significados evocados. Lo que sí no puede pasarse por alto es el gran trabajo plástico que Travestisong logra transmitirle al espectador. Los bailarines se mueven con gran destreza y soltura. Las mujeres destacan entonando canciones en inglés e italiano –dos de ellas lo hacen con sus torsos desnudos y bellos-. Los hombres resaltan en todas sus participaciones, especialmente en un número masculino en el que uno de ellos declara en portugués “ela hoje fugirá de casa” -lo que significa en castellano, “hoy ella huirá de casa”…¿o acaso dijo “ele” (él)? No lo recuerdo, y tampoco importa demasiado-. Movimiento, energía, intensidad coreográfica, vigor…Todo ello ha logrado acertadamente un sinfín de cuadros plásticos dignos de admirarse. Si se detuviera el tiempo en alguna de las escenas musicales, obtendríamos en sí mismas una serie de cuadros pictóricos y/o fotográficos. La obra de Casella no solo se disfruta en movimiento, sino también desde una mirada plástica. En Travestisong admiramos el manejo del cuerpo, de las piernas, brazos y manos, caderas, busto, colas: expresividad y pregnancia de significado de una manera bella, estética, artística.

 

Ficha artístico-técnica:
Autoría, coreografía y dirección: Carlos Casella
Asistente de dirección: Cintia Dattoli
Elenco: Braian Bre, Javier Crespo, Lucía Giannoni, Diego Gómez,Abril Lis Varela, Natalia López Godoy, Emmanuel Palavecino, Ignacio Emanuel Plaza, Camila Puelma Wright, Matías Rebossio, Lucila Sol Roberto.
Producción musical: Tomás Carnelli y la participación de Martín Bossa
Vestuario: Cecilia Alassa
Iluminación: Paula Fraga
Fotografía: Camila Castro Grinstein

Prensa y difusión: Octavia comunicación.

 

Centro Cultural 25 de Mayo. Sala principal.

Av. Triunvirato 4444, CABA.

Lunes 21h. Hasta el 16 de abril. Entradas: $150-.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 23 marzo, 2018 por en Danza.
A %d blogueros les gusta esto: