SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine,ocio-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Terrenal. Pequeño misterio ácrata.

Por Jesica Guarrina.

Posiblemente estemos familiarizados con el mito bíblico, relatado en el libro del Génesis, de los hermanos Caín y Abel, hijos de Adán y Eva. En él se enfatizan los sentimientos de envidia, desidia e ira que arrebataron el espíritu de Caín en contra de su hermano menor por los cuales, lo termina matando. Desde otra perspectiva, la propuesta del renombrado dramaturgo y director teatral Mauricio Kartun, pretende indagar no tanto en las emociones que desencadenaron la tragedia del fratricidio y la consecuente culpa, sentencia y condena por parte de Jehová –o el “Tatita” (Bruza)-, sino en la lógica social que el mito sustenta como trasfondo. El hilo argumental que sostiene este pequeño drama ácrata podría sintetizarse como el intento de versar acerca de los dos grandes bastiones ideológicos que la sociedad occidental moderna carga en su arsenal histórico como fundamento de su propia modernidad: el cristianismo y el capitalismo. No es que el espectáculo no se preocupe ni ocupe por la emocionalidad, ni por el patetismo, ni por los estados de ánimo de los personajes. Antes bien, Terrenal es pura interpretación del texto dramático por parte de los actores. Sin buena formación actoral, sin interpretación de calidad, el texto dramático –tan prolijo y cuidadosamente construido- no provocaría efecto alguno en el espectador. Se convertiría en una trama narrativa carente de contenido, algo revuelta y llena de ideas complejas sin sentido. Lejos de ello, Terrenal no sólo logra infundirle vida al texto dramático sino que, además, al tiempo que despliega una historia precristiana, realiza una crítica, fundada filosóficamente, del orden social capitalista.

La crítica reflexiva se va gestando desde el momento cero de la historia, a partir de los más mínimos detalles, a partir del dilucidamiento de la personalidad de cada personaje. “Caín” (Martinez Bel), el avaro y acaparador, invierte su tiempo en el cultivo de morrones, el loteo de tierras, la delimitación de la “divina propiedad”, la acumulación de su preciado “capitalito”. “Abel” (Da Passano), de perfil más volátil, se ocupa de vender carnada a los pescadores de domingo, a orillas del Río Tigris. Lo que para uno es una fatídica pérdida de tiempo, para el otro significa un modo determinado de vida. Poco a poco, la narración se va tornando más espesa y sombría, especialmente luego de la aparición del Tatita quien, en calidad de Dios Supremo, desestima la actividad agrícola y de privatización de Caín y decide pasar algún tiempo con Abel. Aquí se desata todo el gran misterio trágico que retrata la obra: la escena del sermón por parte de Tatita –interpretada por un Rafael Bruza más que sólido y consistente- y la espera de la “condenación eterna” y castigo por parte de Caín –de la mano de un Claudio Martinez Bel que se destaca sobremanera en su trabajo corporal y gestual casi como de pantomima, mezcla de ademanes de ironía, comedia sarcástica e ingenuidad fingida- son de los momentos más interesantes de la noche. Tanto en sentido de fuerte contenido crítico, como en sentido actoral, dramático y estético. En resumidas cuentas, Terrenal constituye el claro ejemplo de cómo un texto poderoso se plasma en la práctica, de manera impactante, a través del buen trabajo actoral. La escenografía de Terrenal no pretende alardear con artilugios posmodernos: tan sólo en la triada actor-texto-espectador se descifra toda la magia teatral.

A medida que se suceden y concatenan los parlamentos, en forma de pequeños monólogos y diálogos, sobrevienen a la mente algunas ideas de varios de los filósofos que luego fundarían el inicio de una larga tradición dentro del pensamiento político moderno. ¿Cómo no pensar en Locke, en su Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil de 1660, cuando afirma que el surgimiento de la propiedad privada se debe a la voluntad individual del hombre de apropiarse de la tierra por medio de su trabajo y laboriosidad? ¿Cómo no establecer cierto paralelismo entre el nacimiento y defensa de la propiedad privada individual y entre la insistencia de Caín en su afán por la posesión, la delimitación de los recursos, el establecimiento de acuerdos positivos proclives a la naturalización de la desigualdad en la distribución de la propiedad?[1] ¿Cómo no rememorar y recordar estos viejos interrogantes que han marcado casi necesariamente la historia social y la historia de las mentalidades de la modernidad? Viejos interrogantes en sentido cronológico, pues éstos se han establecido desde los albores de la Edad Moderna…cuestionamientos actuales, en cuanto a su contenido fuerte. Prueba suficiente de que la función artística del teatro radica no solo en su susceptibilidad de generar placer estético – a la luz de los estudios dieciochescos, un placer devenido de la mera contemplación-, sino también en la pretensión de generar crítica y reflexión social, Terrenal resulta una pieza clave para aunar ambos sentidos: el del arte per se y el de la complejidad que acarrea cualquier significancia y compromiso ideológico.

[1] LOCKE, John (1990). “Capítulo 5: de la propiedad” en Segundo Tratado sobre el gobierno civil. Un ensayo acerca del verdadero origen, alcance y fin del Gobierno Civil. Alianza. Madrid.

 

Ficha artístico-técnica:

Dramaturgia y dirección: Mauricio Kartun

Actúan: Claudio Martinez Bel (Caín), Claudio Da Passano (Abel) y Rafael Bruza (Tatita).

Escenografía y vestuario: Gabriela A. Fernandez.

Realización escenográfica: Gonzalo Palavecino y Lucía Garamuño.

Realización de vestuario: Mirta Miravalle.

Asistencia de escenografía y vestuario: María Laura Voskian.

Iluminación: Leandra Rodríguez.

Diseño sonoro: Eliana Liuni.

Fotografía: Malena Figó.

Tapicería: Hugo Cheres.

Prensa: Daniel Franco, Paula Simkin.

Asistencia de dirección: Alan Darling.

 

Teatro del Pueblo

Av. Roque Sáenz Peña 943 (ex Diagonal Norte), CABA.

Jueves a sábados 21h. Domingos 20h.

Entradas: $320. Jueves populares: jubilados, estudiantes y por Alternativa Teatral, $250.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 20 marzo, 2018 por en teatro.
A %d blogueros les gusta esto: