SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Tango intervenido

Por Jesica Guarrina.

Facundo Ponce no es simplemente un cantante de tangos. Es claro que nos deleita con su maravillosa voz, su porte, su postura en el escenario; pero lo que termina por constituir el espectáculo es su apuesta fuerte en la realización de una singular puesta en escena. Tal como él mismo lo define en algún otro lugar, se trata del traslado del tango como fenómeno musical a otro estadio, para su transformación en acto en otro objeto: el tango- teatro. Con esto, estamos ante diversos mecanismos mediante los cuales podemos dar cuenta de tal operación artístico-ideológica. Sintéticamente, dichas operaciones refieren al desvelamiento del artificio semiológico del teatro, por un lado, y a la combinación de estilos y géneros modernos para obtener un objeto nuevo, por el otro.

Pasemos al acompañamiento musical. Claudio Riva es el encargado de los arreglos musicales y el guitarrista del espectáculo. Su habilidad y destreza son notorias. Leandro Ragusa asombra con el bandoneón y sonidos provenientes de instrumentos de percusión. Es indudable que los tres –Facundo y los músicos- conforman un trío de sensibilidad artística impecable. Juntos suenan fantásticamente, sin que nada se deje ligado al azar. Pero lo importante aquí, no solo ha sido la puesta en manifiesto del talento musical de ellos sino también, la puesta en marcha de todo un dispositivo que desvela y revela a modo de deícticos lingüísticos, aquello que está sucediendo o está por suceder arriba del escenario. Hablando de este enclave semiótico, somos guiados en un modo específico de visión, percepción y apreciación del espectáculo. Tal como si fuera la revelación del código lingüístico ante el espectador, una voz en off habla y distribuye orientaciones tales como “ahora observemos detenidamente a Claudio” o “ahora detengámonos en Leandro”. De esta forma, el espectador dirige su mirada a puntos y personajes específicos: inevitablemente se ve atrapado en el artilugio y pasa a observar solo lo que le es indicado que observe. Es estimulado por el resto de los sonidos, por la intensa voz de Facundo, pero solo en determinados momentos fijará su mirada en él…solo cuando lo sugiera la voz omnipresente.

En relación al entrelazamiento de diversos estilos en una única obra, la categoría analítica del pastiche, resulta pertinente para referirnos a este singular show de tangos activado de una manera particular. Jameson (n.1934), teórico de la cultura estadounidense, utilizó el pastiche en un sentido crítico al referirse al nuevo recurso, propio del arte del posmodernismo, en el contexto del actual capitalismo tardío: un remedo de estilos, géneros y objetos del pasado y presente con intención acrítica y con pretensión de construcción de un tiempo fragmentado en presentes perpetuos. Sin unidad, sin relato conductor, en contexto de “fin de la historia” y de “fin del arte”; el autor separa tajantemente la lógica del modernismo crítico, negativo, contestatario, subversivo y opositor al régimen artístico y estético burgués hegemónico del siglo pasado, del nuevo arte típico del capitalismo corporativo y multinacional. [1]Sin embargo, dejando a un lado la intencionalidad crítica de Jameson, creemos que los recursos empleados por Ponce –si bien pertenecen a una lógica posmoderna- éste no abusa de ellos y llega a cumplir su objetivo. El objetivo de interpelar al espectador, de hacerlo salirse de su pasividad intrínseca para insertarlo en una lógica del happening, del acontecimiento, del acto performativo; esa dinámica propia de los años `60, pero que hoy es retomada y resignificada en su mejor versión: la de trasladar el arte de acción al espacio escénico y al espacio de lo real, la de la extensión del arte y la estética a diversos elementos de la praxis, la de la apropiación de la vida a través de la acción y con esto, la de la apropiación de la realidad como elemento artístico, en clave de superación del arte tradicional[2].

[1] JAMESON, Fredric [1998, (1999)]; “El posmodernismo y la sociedad de consumo” en El giro cultural. Escritos seleccionados cobre el posmodernismo 1983-1998. Manantial. Buenos Aires.

[2] MARCHÁN FIZ, Simón (1990); Del arte objetual al arte del concepto (1960-1974). Epílogo sobre la sensibilidad “postmoderna”. Antología de escritos y manifiestos; Alfredo Corazón; Madrid; pp 153, 193.

 

Ficha artístico técnica:

Canto e idea original: Facundo Ponce

Guitarra y arreglos musicales: Claudio Riva

Bandoneón: Leandro Ragusa.

Puesta en escena y dirección actoral: Silvina Zicolillo y Sergio Grimblat.

Prensa y difusión: Cakatúa Prensa y Comunicación. 

 

Sala Facundo Cabral del bar Celta.

Sarmiento 1702

Jueves 16 de noviembre. 21:30hs.

 

Auditorio Laboratorio Marte

Arévalo 1473.

Viernes 1 y 8 de diciembre. 22hs.

http://www.Facebook.com/facuponceartista

http://www.facundoponce.com.ar

Youtube: https://goo.gl/zrgMfo

Instagram: @Facunponce

Anuncios

Un comentario el “Tango intervenido

  1. Arturo Lodetti
    21 noviembre, 2017

    Reblogueó esto en Arturo Lodetti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 20 noviembre, 2017 por en teatro.
A %d blogueros les gusta esto: