SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine,ocio-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Una fuga de agua

Por Jesica Guarrina.

Cuatro hermanos y una hija/sobrina entretejen una trama emocional y pasional de relaciones. De pronto comienzan a aflorar los conflictos alguna vez olvidados, las historias nunca contadas. Parecería un simple ajuste de cuentas verbal. Pero no. Los discursos, las historias y los actos se entrelazan y acaban conformando situaciones dramáticas. Dramáticas en el sentido de verdades emergentes. No obstante, el clima trágico, helado y profundo se mezcla acertadamente con toques de humor e ironía. De esta forma, la historia alcanza un equilibrio teatral considerable: cuando un evento parece irse por la senda de la excesiva pesadez abrumadora, algo sucede dentro del orden de lo anecdótico, que funciona como un alivio en la estructura de la trama. Desde el lado del espectador, se produce el fenómeno de la identificación: las interpretaciones están tan bien logradas, los personajes tan conectados, que resultaría difícil no sumergirse en el esquema narrativo. Como un hermano más, o como otro familiar cercano, nos incluimos dentro del círculo parental. No somos simples observadores. Realmente nos vemos forzosamente envueltos en la tragedia melancólica.

Dicha melancolía, añoranza por un pasado anclado en la infancia, no solo se expresa a través de los parlamentos y las emociones. Una atmósfera azul se hace presente y se insinúa mediante la alusión al blue – término en inglés asociado a los cuadros depresivos y melancólicos-: por ejemplo, en cierta ocasión, los personajes entonan y ejecutan una coreografía grupal esclarecedora a raíz de un “absurdo” juego de fichas y predicciones. En fin, la obra se conforma por la combinación de elementos diversos, perfectamente pensados y diagramados para la ilustración de un gran conflicto psicológico familiar: las relaciones entre hermanos y la relación de ellos para con su madre. Así, se van tocando varios tópicos ligados a este par de relaciones. Ya sea por abandono o sobreprotección, por excesiva atención o por falta de ella; Susana, Ana, Claudia y Sergio irán develando diferentes facetas de una misma madre. La figura materna pasa a ser aquí referencial: se la menciona todo el tiempo, se constituye como omnipresente a lo largo de toda la obra, sin aparecer físicamente en la escena. Sea nombrándola explícitamente o sea hablando de ella de manera indirecta, uno de los aspectos de dicha trama relacional que queda develado es la disfuncionalidad familiar. Desde esta óptica, se sugieren ciertos nudos de sentido a elaborar. Tal como si fuese una especie de sesión terapéutica en vivo, se vislumbran infinidad de recursos verbales y actorales: aparece la risa, el humor, la carcajada, el chiste inconsciente, el humor negro, el enojo, el sarcasmo, la insinuación, la sugerencia, el ruego, el llanto, el berrinche. Todo ello se conecta a ciertos nudos temáticos: la ida al exterior, la conformación de una familia al estilo burgués tradicional, la enfermedad, los vericuetos sexuales de la adolescencia. Cada uno de los personajes parece cargar a cuestas una parte de la herencia psicológica de la relación con la madre. Al mismo tiempo, cada uno de ellos ha desarrollado una manera particular de lidiar con el propio conflicto interno y ha desplegado un mecanismo de huida singular.

El punto fuerte del espectáculo resulta ser la intensa conexión de los actores/personajes fuera y dentro del escenario. Parecería que cada uno de ellos ha experimentado, por su parte, algo de toda esta verborragia escenificada. Sin abrumar, sin presionar por demás al espectador, la carga fuerte sucede en el escenario. No por ello, logramos librarnos de sus efectos generadores de introspección y alivio simultáneos.

 

Ficha artístico-técnica:

Elenco: Silvina Katz (Susana), Carolina Pfaffenbauer (Claudia), Mara Guerra (Ana), Luli Torn (Angie) y Jorge Gentile (Sergio).

Escenografía: Esteban Siderakis

Vestuario: Jam Monti

Diseño de Luces: Sebastián Francia

Fotografía y gráfica: Daniela Pantané

Asesor Coreográfico: Diego Jaraz

Prensa: Duche&Zárate

Asistente de dirección: Rocío Literas

Supervisión Dramatúrgica: Javier Daulte

Producción General: Casa de Fieras.

Dramaturgia y Dirección: Gonzalo de Otaola (Gota)

Espacio Callejón

Humahuaca 3759, C.A.B.A.

Funciones viernes a las 20 hs.

Entrada General $ 200.- / Descuentos Est. Jub. $ 160.-

Reservas: Alternativa Teatral

Facebook: https://www.facebook.com/fugadeagua/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 28 septiembre, 2017 por en teatro.
A %d blogueros les gusta esto: