SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine,ocio-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Mientras muero imagino huevos que se pudren

“Los hombres no hacen su historia a su propio arbitrio. No la hacen bajo circunstancias que han elegido sino que les fueron determinadas. Circunstancias legadas por el pasado. La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos. Y cuando éstos aparentan dedicarse precisamente a transformarse y transformar las cosas, en estas épocas de crisis revolucionaria es precisamente cuando conjuran temerosos en su exilio los espíritus del pasado, toman prestados sus nombres, sus consignas de guerra, su ropaje, para, con este disfraz de vejez venerable y este lenguaje prestado, representar la nueva escena de la historia universal”.
Karl Marx

Por Julieta Messer*

No es suerte “de principiante” lo que tuvo Leandro Orellano al estrenar “Mientras muero imagino huevos que se pudren” que puede verse los jueves por la noche en la Sala Cancha del Centro Cultural Rojas. La obra, que forma parte del ciclo “Óperas primas” bajo la tutela de Maruja Bustamante propone un universo ecléctico en donde el patchwork de géneros se funde hasta formar un producto teatralmente inquietante. Aqui la tragedia clásica es un intertexto que recorre ágilmente una historia simple pero poderosa: un triángulo amoroso (Amada-Fermín-Allegro) deviene en desgracia no sin antes nutrirse de los más renombrados textos del excelso William Shakespeare. Es que en la tranquila vida-burguesa de “Amada” y “Fermín” aparecen intempestivamente los fantasmas del pasado: “Allegro” su ex novio que fue aparentemente atacado y golpeado en la cabeza por alguien anónimo vuelve para complicar la existencia apacible de una pareja ya constituída y a punto de casarse.
Y como si esto fuera poco dos ex-novias de “Fermín” llamadas “Rubí” y “Margarita” vuelven a reclamar su objeto amado. De presencia fantasmal, ellas intentarán todos los procedimientos para quedarse con el amor de “Fermín” hasta las últimas consecuencias.

Con elementos performáticos, musicales, poéticos y teatrales la propuesta de “Mientras muero imagino huevos que se pudren” indaga acerca del capitalismo salvaje en dónde lo material se vuelve de suma importancia sin distinguir exactamente qué o cuáles son los objetos o personas que estos seres vulnerables necesitan para satisfacer sus egos. Los estereotipos son trabajados de forma profunda tanto a través de los cuerpos y más que nada a través del lenguaje. Un lenguaje que hace y deshace, aún en situaciones extremas como la muerte. La “palermitana cheta” o “los indigentes” son descriptos de forma profunda sin caer en lugares comunes.

La inusual disposición de la Sala Cancha es perfecta para el desarrollo dramático de esta trama: figura-fondo colaboran en pos de una narración óptima de las diferentes historias que ha decidido contar Orellano haciendo uso de una imaginación desbordada y un elenco por demás inteligente que acompaña la propuesta.
Un uso minimalista de los objetos sumado a una luz tenue y justa son los condimentos ideales en los que se apoya esta pieza teatral que sin duda deja huellas en el espectador al interpelarlo muy de cerca (literalmente) acerca de sus propias construcciones, vínculos y pensamientos.

“Mientras muero imagino huevos que se pudren” explora diferentes tópicos entre los que la muerte, el deseo, la ambición y la codicia están a la orden del día. Pero lo hace de forma teatral deteniéndose en cada detalle y con la libertad de poder experimentar diferentes estéticas teatrales y formas de actuación. Por eso la introducción del intertexto de Shakespeare enriquece la puesta en escena de Orellano sin ser pretenciosa. El consumismo y la construcción de los vínculos amorosos se desarrolla en esta obra a través de un marco teatral en donde el humor y la parodia no sólo no tardan en llegar sino que son el procedimiento mismo de la pieza. Con un elenco de actores formado por Bárbara Culotta, Manuel Guirao, Manuel Iglesia, Martina López González, Poppy Murray y Natalia Urbano que realizan un excelente trabajo y logran traducir en cuerpo y lenguaje las ideas de Orellano la propuesta de “Mientras muero imagino huevos que se pudren” es totalmente contemporánea a nuestra sensibilidad rescatando poéticas del pasado que son clásicas justamente por su perennidad sin ocaso.

*Julieta Messer
Licenciatura en Artes
UBA

Ficha técnico artística

Dramaturgia: Leandro Orellano
Actúan: Bárbara Culotta, Manuel Guirao, Manuel Iglesia, Martina López González, Poppy Murray, Natalia Urbano
Diseño de vestuario: Daniela Chihuailaf
Diseño de luces: Matías Sendón
Diseño sonoro: Kchi Homeless
Diseño gráfico: Mumy
Producción: Poppy Murray
Dirección: Leandro Orellano

Duración: 70 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos
CENTRO CULTURAL RECTOR RICARDO ROJAS UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
Av. Corrientes 2038
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4954-5521 / 4954-5523
Web: http://www.rojas.uba.ar
Entrada: $ 100,00 – Jueves – 21:00 hs – Hasta el 24/08/2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 agosto, 2017 por en teatro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: