SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine,ocio-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

La joya más preciada

Por Jesica Guarrina.

La joya más preciada se propone establecer una mirada, dentro de la órbita palaciega, acerca del Ser y de la Apariencia. El viejo dilema –arcaico, pero actual, fundamental y esencial- entre el ser y el no ser gana una nueva manera de ser contado. En esta obra, cobran importancia no solo los círculos de sociabilidad en los que estamos insertos como sujetos racionales y sociales, sino también el margen de decisión personal al que podemos recurrir eventualmente respecto de tales reglas y normas preestablecidas.

La historia fue perfectamente adecuada a una pequeña sala del Teatro La Comedia, con sus decorados palaciegos, sala de música, sillones elegantes y ajuares de novia. Los protagonistas van y vienen, entran y salen por puertas casi invisibles. La iluminación y la música terminan por crear este clima intimista y oscuro, en el que actores y espectadores se integran dentro de un espacio único. En este escenario y dentro de este ambiente cortesano, “George”, el príncipe de Gales (Puiggrós), se ve envuelto dentro de una trama cargada de rebeldía –hacia el protocolo de la Corona británica- a la vez que de opresión y ahogamiento provocado por este. Rodeado de rumores e intrigas de palacio acerca de sus “deslices” sexuales, poco a poco es perseguido y acorralado por su madre, la “Reina” (Muxo), utilizando el matrimonio concertado como arma para el acallamiento de la chismería y la blasfemia. De esta forma, George conoce a “Marina”, princesa de Grecia y Dinamarca (Longobardi), una joven bonita e inclinada fervorosamente hacia la moda y la joyería de piedras preciosas. Lo que lentamente se irá revelando, mediante una dramaturgia precisa y concreta, es la afinidad del príncipe hacia el hedonismo, una vida ocupada en los viajes diplomáticos a Sudamérica y la bohemia del arte inglesa, encarnada en un plebeyo actor y escritor del reino: “Noel Coward” (Cortés).

De la mano de estos cuatro personajes, logramos adquirir una imagen acabada de la posibilidad de acción de ciertas estructuras coercitivas del medio social hacia el sujeto deseante. En ocasiones, parece fácil encontrar el artilugio para escabullirse de tales mandatos; en otras, en un siatamén uno se ve preso, atrapado y sofocado por ellos. La historia nos lleva efectivamente a la reflexión acerca de tales tensiones internas: tensiones que habitan dentro de todo sujeto de deseo, obligado y forzado a su coexistencia, convivencia e interacción con otros sujetos, también insertos dentro del juego social. Derribando los mitos acerca de las “grandes vidas” ligadas a valores tales como el prestigio, el honor, la honra, el dinero, la posición y el status; La joya más preciada nos resume a todos los individuos a una solo tipología: la que refiere a su conflicto más originario, entre el principio de placer y el principio de realidad.

 

Ficha artístico-técnica:

Autoras: Patricia Suarez y Sandra Franzen

Dirección: Graciela Pereyra

Actores: Principe George – Ulises Puiggrós

Reina María – Alicia Muxo

Marina de Grecia – Débora Longobardi

Noel Coward – Darío Cortés

Asistencia de producción: Gabriela Arata

Iluminación: Gonzalo Calcagno

Operador de luces: Julián Bisogno

Vestuario: Cecilia Bruck 

Fotografía y diseño: Ulises Puiggrós

 

 

Teatro LA COMEDIA

Rodríguez Peña 1062

Funciones sábados 22:15 hs. Reservas: 011 4815-5665

Localidades $250 / Plateanet / Club La Nación 2×1/ Reservas Alternativa Teatral

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 21 agosto, 2017 por en teatro.
A %d blogueros les gusta esto: