SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Carmencita

Por Luciano Alonso*

La inquietud a propósito de cuál es exactamente el placer que siente un lector o espectador por la desgracia ajena es una inquietud que retorna con cada nueva telenovela, con cada nueva tragedia. El goce puede ser inconfesable y consumarse en el regodeo morboso de la desgracia ajena o bien puede cumplir una proposición catártica, al sublimar la desgracia a través de una experiencia artística. Entonces, la empatía por el dolor ajeno, posible o real, podría diluirse en cierto compromiso humanístico. Se trata de un mecanismo tan antiguo que va desde la tragedia griega, hasta la última película de Verhoeven. Hay algo liberador en asistir a un drama ajeno, como espectador, como simple voyeur. Desde luego, hay grandes tragedias y tragedias menores, tragedias al alcance de la mano.

Carmencita está construida como una tragedia menor, una tragedia de pueblo chico. Un drama intrafamiliar que, en su discreción, puede pasar sin que nos toque, como si la complejidad que plantean los personajes no fuese tal cosa. Incluso la puesta en escena, que pivotea entre la parodia y el grotesco (fuertemente subrayada en la actuación de Graciela Clusó, como Menena), podría distraernos del hecho fundamental de que se trata de una historia terrible, que, como tal, podría servir para confeccionar un pequeño catálogo de miserias humanas.

La impresión de que se trata de una historia inofensiva está reforzada, precisamente, en la discreción de la puesta en escena, en ciertos detalles que nos persuaden de la tragedia que late debajo de la historia. El lenguaje rústico, simple, las frases hechas y los dichos populares, ciertos chistes fáciles, la mesura y familiaridad en la vestimenta de los personajes y la escenografía rayana en el minimalismo. Elementos con los que, finalmente, se distrae al espectador del peso trágico de los sucesos a los que asistirá.

No obstante, hay algo inquietante y perturbador, como una premonición de amargura, flotando permanentemente en el ambiente, desde el inicio. Luego, la sospecha se confirma. Carmencita no es exactamente un drama, pero definitivamente tampoco es una comedia. En todo caso, podría ser una tragicomedia, porque deja deslizar algunos chistes y ciertos momentos de humor negro, a lo largo de la obra, pero no hay que confundir una cosa con la otra. Que la historia admita ciertos momentos cómicos, no quiere decir que estemos ante una comedia. Habría que ser muy cínico para reírse de la desgracia ajena. Diría que, más bien, la historia tiene algo de desesperante, porque está bien construida, está bien narrada y es una historia muy humana y, por lo tanto, terrible.

Toda la acción se desarrolla en la puerta de un hogar, que podría ser, también, la antesala del infierno. Se trata del hogar en el que las hermanas, protagonistas absolutas de la obra, nacieron. Una se fue a la ciudad, conoció los sabores y sinsabores del ancho mundo y la otra se quedó en casa. Ha pasado mucho tiempo y ahora se reencuentran. Afloran viejos rencores y se descubren las historias de vida de cada una, enlazadas inevitablemente. Parece poco, pero no lo es. El amor y el desamor, la muerte y la fatalidad, las ambiciones y las expectativas traicionadas, todo cabe en esta obra que simula ser inofensiva y esconde un puñal.

Ficha Técnica:

Autora: Patricia Suárez; Interpretes: Graciela Clusó y Diana Kamen; Escenografía y Vestuario: Nicolás Nanni; Música Original: Rony Keselman; Asistencia y Producción Ejecutiva: Pablo Scorcelli; Asistencia de Iluminación: Martin Paponi; Iluminación: Claudio Del Bianco; Fotografía: Mariana Jacobs; Dirección: Mariano Dossena; Prensa: Silvina Pizarro

En el Teatro Nün, Juan Ramírez de Velasco 419 // Tel-Informes: 4854-2107 Entrada $200 (Estudiantes y jubilados $170)

Funciones: Domingos, 21 h

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 marzo, 2017 por en teatro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: