SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Nada que ver

Foto 16 Toni

Por Jesica Guarrina.

El drama que nos propone Dieter surge como adaptación a la adaptación teatral hecha por la misma Gambaro de su propia novela Nada que ver con otra historia de 1972. Casi como si fuese un ejercicio de dramaturgia de teatro dentro del teatro, realizado bajo diferentes circunstancias y épocas, la puesta también propone un juego interesante de recorte, de límite y limitaciones, de delimitaciones bajo fórmulas como la de centro-periferia. Parece que se le ofrecen al espectador dos obras en una, o una obra dentro de la otra: la escena central, la que desenvuelve la trama narrativa, se ilumina dejando en penumbra a una periferia. Ese contorno de semioscuridad alberga alternadamente a dos de nuestros personajes: Manolo (Bertiche), el científico creador, y Brigita María (Lizarraga), la guerrillera. Ambos permanecen por fuera del círculo central, aguardando el momento oportuno del ingreso a la escena principal, a través de una puerta de entrada. Puerta de entrada a las mazmorras, al desván, al sótano, símbolo de lo oculto, lo profundo, de lo que nadie puede imaginar o concebir. Allí se encuentra Toni (Porzio), el Prometeo moderno, el engendro a la vez cómplice, a la vez inocente, de la situación externa. Tal diseño de luces acaba brindando el sostén y la atmósfera dark necesaria para la emergencia de conceptos claves que atravesarán el espectáculo: todo gira alrededor de lo gótico y lo tétrico. Lo siniestro (Unheimlich), al estilo freudiano, también otorga una idea acabada acerca de este juego de centralidad iluminada y borde a oscuras, imagen de lo espeluznante, de lo angustiante, si se quiere, de lo reprimido.

Lo social se configura como marco que encierra la totalidad de esta obra. Algo ocurre allí afuera, en la Argentina de 1970s, pero apenas es desarrollado explicitamente, sino insinuado o mencionado soslayadamente. Se trabaja todo el tiempo desde lo subyacente, lo que permanece pre-inconciente, pero que pugna por revelarse a toda hora. La tensión dramática es tal que resulta poco probable que podamos relajarnos, sino mantener la atención requerida permanentemente. El contrapunto se logra gracias a la existencia de Toni, personaje por demás logrado por Porzio, que consigue convencernos tanto de que él es el resultado monstruoso de una ciencia fanática y un cientificismo militante, como de su lado aniñado e ingenuo. Ignora la tragedia social, pero percibe cierto nivel de peligrosidad. Se siente atraído por Brigita María y, al mismo tiempo, no desea desobedecer o traicionar a Manolo, su inventor. Poco a poco, la obra nos va llevando al conocimiento de sus emociones y pasiones, a sus infortunios, sus dudas existenciales y debates internos. Sus pasajes por el variado repertorio de sensaciones y sentimientos están solidamente construidos desde el punto de vista actoral. Bajo ninguna circunstancia, Porzio escapa de su personaje. Tampoco lo hace Bertiche.

Figura de la contradicción, Toni nos muestra ese costado oscuro alojado en el interior de todo ser humano y de toda historia humana. Nuevamente, se nos aparece el viejo mito prometeico de la genealogía de la cultura occidental. Este titán, envuelto en su doble apariencia, tanto como figura salvadora que le lleva el fuego a los hombres, como el personaje que tienta la furia del dios poderoso y termina castigado; así también Toni paga por los pecados de la humanidad entera a la vez que encierra dentro de sí, el germen de la buena nueva, del re-inicio y del re-nacimiento. Ese sufrimiento, ese dolor que se aprisiona y alimenta por debajo de la luz de la conciencia, algo tendrá que ver con la gestación de nuestra propia historia moderna, de nuestra propia tragedia.

 

Tadrón Teatro. Niceto Vega 4802 (esquina Armenia), Palermo, CABA.

Valor de la entrada: 120,00/90,00 (estudiantes y jubilados)

 Ficha artístico-técnica:

Autor: Griselda Gambaro

Actúan: Luis Porzio, Nina Lizarraga, Matias Bertiche

Dirección: Nicholas Dieter

Asistente de dirección: Tania Marioni, Guadalupe Iturbide, Brunela Succi

Escenografía y vestuario: Brunela Succi

Técnico de sonido: Diego Franco

Fotografía: Gaia Castillo, Aghata Brandão, Florencia Sarmiento

Operación de luces: Juan Manuel Gonzalez

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 29 abril, 2016 por en teatro.
A %d blogueros les gusta esto: