SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

¿Cómo vuelvo?

Como vuelvo (4)4

Por Jesica Guarrina.

No debe de extrañarnos que María Merlino y Diego Lerman se lleven tan bien trabajando juntos –ya lo hemos comprobado años atrás, en piezas anteriores tan maravillosamente logradas como ésta. Ella, desde la interpretación y la adaptación teatral –esta obra está basada en los cuentos de la escritora argentina Hebe Uhart-; él, desde la dirección y la puesta en escena. En este caso, la historia se centra en el relato de las experiencias de una maestra rural, de un pueblito del interior de la provincia de Buenos Aires. Relatos recitados al espectador y relatos cantados: todo confluye en una unidad dramática de significado al estilo biográfico. Desde los primeros pasos como docente de primaria a partir de sus 16 años, hasta su madurez, jugando su actual rol de esposa, de vida de casada, con dos hijos y ocupándose de los quehaceres del hogar; tal como lo designa el modelo social imperante de la división sexual del trabajo. Parecería algo ilusorio pensar que esta mujer “era feliz” en su juventud y luego fue pervirtiendo dicha felicidad, o degradándola gradualmente hasta llegar a su vida conyugal. Y de hecho, lo es. Resulta ilusorio devenir en tal conclusión. A pesar de que la protagonista se lo plantee como tal. El interrogante final, cargado de desesperada emoción y congoja, “¿cómo vuelvo a mi pueblo?”, a pensar que la vida de la maestra se fue perdiendo a medida que fue siguiendo el sendero de lo socialmente establecido y predeterminado, indudablemente nos arrastra a esa reflexión. Sin embargo, si re-pensamos la obra desde una mirada más abarcativa, lo curioso es que la maestra siempre se ha sentido así. Así, desubicada. Así, fuera de todo.

Cuando miramos atrás hacia el pasado sucede que resulta casi inevitable, verlo con esa añoranza de algo que solía ser mejor, no tan terrible, menos apabullante. Quizás este sea uno de los resortes que orienta esta increíble dramaturgia. Podríamos explicar a partir de allí, los motivos por los cuales la maestra migra de una escuela a otra o de un pueblo a otro. Ya sea por la directora, o por el tranvía varado en medio de la nada, utilizado a modo de salón de clase, o por el alumnado rebelde e indisciplinado; tal parece que existe un común denominador, un hilo conductor que atraviesa todos los ardorosamente expresivos monólogos de la maestra, un concepto abstracto y unificador de toda particularidad y especificidad de sus rutinas: el sentimiento de exilio, de la no pertenencia. De allí que su actitud, o su manera de afrontar tal estado emocional interno, sea el ser errante, el ser nómada, el estar en constante viaje o desplazamiento….él no tener asiento estable, el no tener arraigo. Ni sirviéndose de la institución matrimonial, ni con la ayuda del afecto y del calor familiar….todo parece indicar que, definitivamente, no se es sencillo echar raíces.

Lejos de categorizar a esta pieza solamente como leyenda campestre, o como cuento, proveniente del mundo de la fantasía y de las imágenes o como mero espectáculo dramático-musical-lumínico – los efectos del diseño de luces apuntan a la increíble delimitación de una lejanía y una cercanía dentro del mismo espacio escénico-; esta obra nos lleva, una vez más, a la reflexión por el sentido subjetivo que se le atribuye a los moldes producidos socialmente de antemano. Lejos estamos también, de acreditar que dicha falta de movilidad social, a la manera medieval en la que el ascenso y descenso económico-social dependía de un orden cristiano legitimador, así como también el matrimonio, la educación, los lugares de sociabilidad y todo el conjunto de las esferas que hacían a la praxis social, solamente era cosa del pasado. De vidas pueblerinas. De economías agrarias y de subsistencia. Hoy todavía nos encontramos en una pirámide estanca e inamovible, de peldaños limitados y restringidos según nuestro origen social y demás posibilidades de existencia que de él derivan.

El retornar al pueblo natal poco podrá resolver la cuestión de este sentimiento de desarraigo tan increiblemente arraigado en las sociedades modernas, desde el s.XIX en adelante. No obstante, nuestro personaje baraja una posibilidad –o varias. Siempre se cuenta con ellas. Tomando al caballo como símbolo de libertad, ese tantas veces evocado a lo largo del espectáculo, podemos intentar rememorar a Sartre cuando proclama “ (…) no hay determinismo, el hombre es libre, el hombre es libertad. (…) no tenemos ni detrás ni delante de nosotros, en el dominio luminoso de los valores, justificaciones o excusas. Estamos solos, sin excusas. (…) el hombre está condenado a ser libre. Condenado, porque no se ha creado a sí mismo y, sin embargo, por otro lado, libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace.”[1]

 

[1] Traducción libre del fragmento de “il n`y a pas de déterminisme, l`homme est libre, l`homme est liberté. (…) nous n`avons ni derrière nous, ni devant nous, dans le domaine lumineux des valeurs, des justifications ou des excuses. Nous sommes seuls, sans excuses. (…) l`homme est condamné à être libre. Condamné, parce qu`il ne s`est pas créé lui-même, et par allieurs cependant libre, parce que`une fois jeté dans le monde, il est responsable de tout ce qu`il fait” en SARTRE, Jean-Paul; L`existentialisme est un humanisme; Nagel; París; 1970.

 

Ficha artístico-técnica

Actriz: Maria Merlino

Cuentos: Hebe Uhart

Adaptacion teatral: Maria Merlino

Musica y Banda sonora: Carmen Baliero

Direccion y Puesta en escena: Diego Lerman

Produccion: Flor de un dia

Co. Productores: Campo Cine

Iluminacion: Ivan Gierasinchuk y Miranda de Souza

Vestuario: Valentina Bari

Asistente de vestuario: Lili Piekar

Realizacion de vestuario: Carmen Montecalvo

Peinado: Jorge Palacios

Escenografía: Diego Lerman

Prensa: Marcos Mutuverria – DucheZarate

Asistente de produccion: Josefina Galeano

Ayudantes de produccion: Federico Quintana – Sonia Riobo

Video: Diego Lerman – Ivan Gierasinchuk

Post produccion de Video: Josefina Castillo Carrillo

Coordinacion de Post Produccion: Carolina Juskoff

https://www.facebook.com/pages/C%C3%B3mo-vuelvo/642089115927801?ref=hl

 

Funciones: Sabados a las 20hs

Teatro Santos4040. Santos Dumont 4040, CABA.

Localidades: $ 180.- Jubilados $150 y estudiantes: $120.-

Entradas en venta por http://www.alternativateatral.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 12 abril, 2016 por en teatro.
A %d blogueros les gusta esto: