SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Entrevista al director de teatro Adrian Blanco

IMG-20151029-WA0000Entrevistamos al director de teatro Adrian Blanco

1- Respecto a “Errante en la sombra” contanos cómo fue la experiencia de dirigir una obra de teatro musical ¿tenías experiencia en el género?

Hace un tiempo, más precisamente en el 2004 dirigí “Opereta” de W. Gombrowicz que tenía música en escena y cómo su nombre lo dice, se cantaba al igual que en “Errante”. Yo nunca me preocupé por que fuese un musical, sino que lo tomo como una obra de teatro, donde hay una trama dramática que me indica una ruta a seguir y que en vez de ser habladas ciertas situaciones son cantadas, cambia el medio, pero no el fin. 

2-¿Qué es lo que te llama la atención para elegir a los autores de las obras de teatro que ponés en escena? 

Para mí es muy importante que el texto que elijo diga algo que el común no dice, ya sea en lo discursivo o en lo formal, que emita signos donde yo pueda realizar un trabajo que tenga que ver más con el mito y el rito y no con lo psicológico y en el que yo pueda escribir sobre él, que entre él y yo generemos otra existencia: “El espectáculo”.

3-¿Cómo es en general el trabajo con los actores? ¿Cuánto intervienen en la puesta?

Cuando empiezo los ensayos llevo conmigo una hoja de ruta que es el texto, todo lleno de jeroglíficos y acotaciones que no es nada más ni nada menos que la puesta en escena que  he realizado en un par de meses en soledad.  Por ende lo primero que hago es contarles a los actores, no mucho, adónde quiero ir y les digo que con saber la letra y no llevarse los muebles por delante es suficiente durante los primeros dos meses dónde yo desarrollaré la puesta en escena desde lo ideológico y desde el uso del espacio y el resultado estético que emite la actuación. En ese tiempo el actor tiene una información sobre la obra y  sobre su personaje que casi sin darse cuenta, con las acciones, no de un modo mental, psicologísta, su personaje ya ha comenzado a rodar y ahora hay que profundizarlo desde el cuerpo y cuando digo cuerpo digo cabeza, corazón y sonido (la voz). 

4-¿Quiénes son tus dramaturgos preferidos y por qué?

Si uno le pregunta a un estudiante de teatro o a un actor de no tanto tiempo en el oficio, generalmente nombran dramaturgos ingleses o estadounidenses. No es que no me gusten, algunos me gustan, Shakespeare por ejemplo, pero siempre me han deslumbrado autores argentinos de la primer mitad del siglo pasado, Arlt con esa pluma tan personal, con tanto amor, odio, locura, pasiones, sexo no explícito y otros, que si alguien tira un pilón de hojas de otros escritores por el suelo, en esa mezcolanza un lector perspicaz diría “esta hoja es de Roberto Arlt”, por su estilo propio.

Hay también en el grotesco argentino grandes pensadores, Armando Discépolo, el no menos grande Defilippis Novoa y para terminar alguien que no es argentino, pero que vivió 25 años en el país, Witold  Gombrowicz, para mí un genio, alguien que se dio cuenta del juego humano y que le dijo al hombre: “No, no, yo no voy a jugar como vos querés. Yo voy a hacer mi juego” Y así con aparentes tonterías construye en su mundo insólito, para algunos absurdo (los que tienen ganas de clasificar su estilo) dónde lo shakesperiano aparece sin proponérselo y en la cúspide de su ola él mismo dirá de sí: “Yo soy el más realista de los realistas”.

 5-¿Cuáles son tus próximos proyectos teatrales?

Hace mucho tiempo, allá por los setenta y largos vi una obra en un teatro que ya no existe, el teatro Estrellas, que cuando terminó dije: “¡Chau! ¿Quién escribió y dirigió esto?” El autor era Carlos Trías, quien se basó en un autor romano de allá lejos y el director era nada más ni nada menos que para mí uno de los más originales, imaginativos, audaces y trasgresores, pero de verdad, y ese era Don Roberto Villanueva. La obra era “El Plauto” y desde ese día nunca pude sacármela de la cabeza. Este va a ser mi nuevo espectáculo, todo un desafío, espero esté a la altura y espero poder sortear las imágenes de Roberto para poder realizar mi propia lectura, aunque seguro algún homenaje va a suceder. Me va a acompañar en este recorrido la dirección musical de José Páez quien hizo la música original del Plauto en su dos presentaciones, la de Buenos Aires y la de Madrid, pero muchos años han pasado y José también tendrá una mirada “Siglo XXI” con este material.

Existe una  posibilidad de viajar a Polonia por tercera vez y es muy probable que reponga “Trans-Atlántico” para un festival que se hará también en una ciudad polaca que será cabeza cultural de Europa en el 2016 y posiblemente también pase por el estival Gombrowicz con esta producción que en el  2009 realizó el teatro Nacional Cervantes.

 6-¿Qué opinás de la dicotomía “teatro oficial” y “teatro under”?

Que la gente tiene necesidad de guardar las cosas en cajones para que no se les pierdan, entonces les ponen etiquetas: “En esta están los botones, en esta los clavos, en estas, en estas, en…” Nunca entendí eso… ni lo del teatro comercial  y el teatro culto; yo hago teatro, quiero que la gente lo vea aunque no tenga actores famosos, lo hacemos con la más rigurosa profesionalidad, no pensamos en qué quiere ver Doña Rosa para ganar más espectadores, pensamos en que los ingredientes sean de primera, no queremos intoxicar más gente de la que ya hay. No nos hacemos los “qué”… lo somos. Creo que sin riesgo no hay obra artística y quién rompa eso no estará haciendo teatro sino otra cosa. 

7-¿Dirigirías una obra que no te gusta por encargo?

Por ahora no me ha pasado, cuando no me ha gustado el material o vi que no podía hacer nada con él he dicho que no.

8-¿Qué obra de teatro te gustaría hacer o qué texto te gustaría tomar para hacer una?

Más allá de “El Plauto” ya nombrado, quiero hacer algo sobre el anarquismo, ya tengo un texto de Chesterton que usaría como esqueleto, por ahí alguna otra de Andahazi o de Halac, vamos a ver.


9-¿Qué buscás en un actor?

Bueno… Más allá de que obviamente sea expresivo, se divierta, pero a su vez sea obsesivo con su trabajo y pueda seguir la linea conceptual que marca la puesta en escena, lo que quizás más valoro es que tenga un dominio sobre su “Ego”, por más talentoso que sea si es insoportablemente narciso o egoísta abrimos la inmensa puerta que poseémos para que pase hasta más no verse de él, cerramos la puerta y proseguimos con nuestro trabajo.

10-¿Cómo te llevás con las otras artes no-teatrales?

Creo que es fundamental que los ojos, los oídos y los otros sentidos se enriquezcan con el arte plástico y musical. Pues muchas veces me encontré mirando pintores para determinada estética de determinado espectáculo o me encontré escribiendo cuando escuchaba tal o cual música. La danza me encanta, no así tanto la clásica, me parece demasiado burguesa, no me atrae tanto, lo mismo que la ópera, ojo, algunas sí, hablo por lo general. También considero un arte a la gastronomía dónde el gusto y el olfato se pueden dar grandes placeres y no por algo, un tío llamado Tespis allá no sé cuánto antes de Cristo, en esa Grecia bisexual, un día harto en su borrachera dionisíaca, embarró su cara en el mosto del vino y comenzó a dar acción (drama) a algo que con los tiempos se llamó teatro. 

 Julieta Messer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15 noviembre, 2015 por en teatro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: