SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Svaboda

sv

Por Luciano Alonso

Un hombre de traje irrumpe en un paisaje rural. Es abogado. Viene por el asunto de los papeles. Lo recibe una pareja de campesinos, emigrados rusos que apenas entienden el idioma. El abogado está intermediando entre su cliente y los campesinos rusos. Se sobreentiende que deben hacerse responsables de un accidente doméstico que los involucra. Una de sus vacas se escapó y se atravesó en la ruta. El cliente del abogado atropelló a la vaca con su camioneta y ahora demandó a los campesinos, quienes -a pesar de no dominar muy bien el idioma- dan a entender que no les parece justo el asunto. No creen que tengan que hacerse cargo de lo que hizo la vaca. Sin embargo, la vaca les pertenece y legalmente es su responsabilidad. El abogado está allí para negociar.

Esta situación inicial va complejizándose a medida que avanza la trama y lo que comienza como un drama rural progresivamente se convierte en una tragicomedia universal. Tal como sucede en las novelas rusas, la profundidad de los personajes trasciende a los personajes. Se convierten en arquetipos con los que podemos identificarnos y reconocernos. Personajes que dejan huella. Intercambiables por un modo de ser y estar en el mundo.

El abogado acaso representa al típico burgués con culpa. Alguien con poder, pero que vacila. Ella es una mujer bella y fuerte. Es quien verdaderamente posibilita que la vida con su marido funcione, quien lleva las riendas de lo cotidiano. Su marido es un poeta, un soñador. En este contexto, el campesino se encuentra forzado a negociar con el abogado porque este mundo es un mundo de hombres, pero la verdad es que no tiene la fuerza de carácter necesaria. Su mujer es quien debería negociar, pero se limita a observar la discusión entre los hombres.

El abogado espera que el diálogo no se prolongue demasiado tiempo, pero las horas sucederán irremediables. En el transcurso de todo ese tiempo, la relación entre estos tres personajes irá modificándose y surgirán diferentes aspectos de cada uno, invisibles a simple vista. Diferentes aspectos que suman profundidad psicológica a los personajes.

A través de diálogos sutiles que sugieren mucho más de lo que dicen, vamos descubriendo diferentes aspectos. El campesino es un alma sensible y detrás de la aparente simpleza de sus palabras hay una antipatía contra el abogado, cuya tensión se transmite al espectador, de una manera interesante.

Por ejemplo, hay un momento en el que, abandonados a la ensoñación del paisaje bucólico, el campesino y el abogado observan las nubes. El campesino le pregunta si no le parece que aquella nube tiene forma de mujer. El abogado responde que sí. Entonces el campesino le pregunta a quién besa la mujer y el abogado no responde. El campesino dice que la mujer de la nube besa al abogado. El campesino celebra la victoria del abogado, pero hay rabia contenida en su discurso. El abogado es mejor que él, es más poderoso y más fuerte. El campesino lo sabe. No podemos saber si siente envidia o qué. En cualquier caso, es probable que el campesino no esté resentido contra el abogado, sino contra sí mismo.

A través de una sucesión de diferentes episodios en los que los personajes dicen una cosa pero parecen decir otra, se afianza la sensación de competición entre los hombres. Sin embargo, la contienda es extraña, pues el campesino se sabe inferior al abogado. Aunque es posible que su fortaleza radique en otra parte.

Svaboda transita diferentes registros sin naufragar en ningún momento. Va de la comedia al drama con completa naturalidad. Todos los personajes son artífices de momentos cómicos y solemnes, aunque prevalece la sensación de una melancolía inagotable. Es la melancolía del desarraigo. Al fin Svaboda funciona como una metáfora sobre la libertad, sobre su anhelo y sobre su posibilidad. Lo extraño y lo familiar. Las leyes del deseo. Las consecuencias de la libertad. Elementos que convierten a Svaboda en una obra universal. Si a la ecuación le sumamos una correcta puesta en escena y unas actuaciones espectaculares, obtenemos una experiencia teatral absolutamente satisfactoria.

 

Ficha técnico artística

Autoría: Bernardo Cappa

Actúan: Pablo Chao, Aníbal Gulluni, Laura Nevole

Vestuario: Paola Delgado

Escenografía: Pia Drugueri

Iluminación: Claudio Del Bianco

Diseño gráfico: Julia Lepez

Prensa: Malena Schnitzer

Producción: Neqktarea Producciones, Martín Savi, Oscar Scioscia

Colaboración autoral: Pablo Chao, Aníbal Gulluni, Gabriel Guz, Laura Nevole

Director asistente: Gabriel Guz

Dirección: Bernardo Cappa

 

Web: http://svabodateatro.blogspot.com

Duración: 70 minutos

TEATRO DEL PUEBLO
Av Roque Sáenz Peña 943
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Reservas: 4326-3606
Web: http://www.teatrodelpueblo.org.ar
Entrada: $ 130,00 / $ 80,00 – Domingo – 18:00 hs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 septiembre, 2015 por en teatro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: