SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Etiopia

1etipia

Por Luciano Alonso

Una conversación entre dos muñecas humanoides servirá para descubrir la historia de Etiopía. Inusual obra de teatro que coordina con acierto la ciencia ficción, la sátira histórico-política y la utopía como subgénero. Insisto en que toda la obra no es más que una conversación. Insisto en que, partiendo de esa base, hay un innegable mérito en conseguir sugestionar al espectador con los universos de la ciencia ficción y de la sátira histórico-política. Hay, en Etiopía, mucho fuera de campo, mucha alusión a lo que no se ve, ni se exhibe, ni se muestra, pero que se da a entender y hay, también, una explotación muy inteligente y lograda de ese recurso. En ese sentido, Etiopía apunta directamente a la imaginación del espectador y da en el blanco. Consigue construir un mundo complejo y vasto, a partir de una situación mínima.

Las muñecas humanoides se llaman Brumaria (Carolina Setton) y Germinal (Gabriela Julis). Cada una tiene una personalidad muy marcada y contrapuesta, pese a ser muñecas. El historial de muñecos y súper-muñecos, parlantes y sensibles, es tan vasto en la historia del cine y de la literatura, que merecería ocupar un subgénero propio. Desde los súper juguetes de Brian Aldiss hasta los réplicantes de Philip K. Dick, pasando por la inteligencia artificial de Isaac Asimov o los autómatas de Steven Millhauser. A veces hay una explicación científica o seudo científica para el humanismo artificial y, a veces, hay una explicación directamente fantástica. Detrás se oculta siempre el mismo mito: el de Frankenstein. Esto es, la posibilidad de dotar de vida a un ser no-humano. Desde luego, es un mito incluso más antiguo, que Sigmund Freud describió como animismo y que puede rastrearse prácticamente en todas las culturas.

Brumaria y Germinal no son exactamente autómatas, ni androides humanoides. Están en algún punto intermedio. No queda claro si se trata sólo de una fantasía (que acaso han sido programadas para tener) o si verdaderamente se convertirán algún día en seres humanos (por razones fantásticas no explícitas). En cualquier caso, conversan sobre ello y sobre el futuro posible que les aguarda cuando lleguen a esa instancia. El humanismo, entonces, se asocia a la idea de adultez y el pasaje de androide a humano se parece al fin de la infancia. Mientras tanto, juegan y aprenden, siguiendo el modelo que han aprendido de Herminia, que es tanto la dueña de ambas, como una suerte de madre y modelo a seguir.

Cuando sea humana quiero liderar una revolución, dice Brumaria. La revolución es como un juego habitual entre ellas. Se sobreentiende, entonces, que Herminia se ha criado en un ambiente de militancia y agitación política y que toda la parafernalia de palabras asociadas son moneda corriente. En el mundo en el que transcurre la obra, las palabras son fundamentales, decisivas. Conocer o desconocer el significado de una palabra acaso puede repercutir en el destino. Tal vez por esa razón, Germinal y Brumaria utilizan una máquina a la que se conectan a través de una suerte de cordón umbilical, cuyo funcionamiento queda librado a la imaginación y que les sirve para incorporar nuevo vocabulario e información. El uso de dicho aparato y su complejidad conceptual acaso es de lo más interesante de Etiopía.

La revolución y su mitología, expresada como juego de niños, se vuelve forzosamente satírica y, en sus mejores momentos, hilarante. A partir de la desaparición efectiva o tal vez sólo presupuesta de Herminia, hay una historia de fondo que completa el espectador, que acaso puede interpretarse como trasunto de la dictadura militar. En cualquier caso, Etiopía es una obra tragicómica y amarga, que gira sobre el fin de la infancia y la ausencia.

Su ambición es plausible y su realización intachable. Destacan las luces, la soberbia utilización del espacio y la oportuna melodía de LeadBelly y su hit: Where Did You Sleep Last Night?. La escenografía es una obra de arte en sí misma. No obstante, Etiopía trastabilla hacia el final. Los chistes se gastan y repiten. El modo de hablar de las muñecas, pausado y lento como el de un robot, termina cansando y se vuelve abrumador. El final intenta ser ingenioso y, en su lugar, sólo resulta apresurado y demasiado abstracto.

La falla de Etiopía es que quiere ser una comedia, pero incluye un trasfondo discursivo demasiado solemne que se lo impide. Al final, no es un drama, ni una comedia y no resuelve con éxito quedar a medio camino entre una cosa y otra. No obstante, y a pesar de eso, consigue encender la imaginación del espectador, que no es poco. James Ballard decía que la ciencia ficción que le interesaba es la que conseguía desplazar la imaginación. Esto es, la posibilidad de correrse de la zona de confort de lo visto y conocido. Etiopía cumple la promesa de estimular nuestra imaginación de manera original y sólo por eso vale la pena.

Ficha técnico artística

Dramaturgia:Mariana Mazover
Actúan:Gabriela Julis, Carolina Setton
Voz en Off:Iara Aguilar, Laura Lértora, Hernán Lewkowicz
Zapatería Teatral:Julio Dozo
Iluminación:Félix Padrón
Diseño de maquillaje:Ana Pepe
Diseño de vestuario:Pia Drugueri
Diseño de escenografía:Félix Padrón
Realización de vestuario:Pia Drugueri
Edición de sonido:Eugenia Brañeiro, Sebastián Romero
Fotografía:Gustavo Pascaner
Asistencia de escenografía:Victor Marín
Asistencia de dirección:Carolina Mazzaferro
Prensa:Carolina Castro, Malena Schnitzer
Producción ejecutiva:Carolina Mazzaferro
Dirección: Mariana Mazover
Duración: 70 minutos
LA CARPINTERÍA
Jean Jaures 858
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4961-5092
Web: http://www.lacarpinteriateatro.com.ar
Entrada: $ 120,00 / $ 100,00 – Domingo – 17:45 hs
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 3 agosto, 2015 por en teatro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: