SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Aurelia Norte

aurelia

Por Julieta Messer*

“He visto ante mis ojos gente asfixiada por espíritus; los he visto atravesados por alfileres y acuchillados por dagas.”

Arthur Miller, Las brujas de Salem

Como una Juana de Arco que escucha voces por doquier, la protagonista de “Aurelia Norte” (escrita y dirigida por Diego Faturos) aparentemente esta poseída por “El oscuro”, una suerte de espíritu maligno que, según los líderes espirituales del pueblo “Samanta” y “Franklin” (un trabajo arrollador de Mariela Barcos y Jorge Fernández Román) llevará a la inundación total de sus habitantes si no logran hacerle una depuración cromática pública. Así “Marianita” (un trabajo sublime de Lizzy Pane quien se destaca continuamente a lo largo de la obra) está envuelta en una situación extrema que deja al descubierto los mecanismos de corrupción y el poder despótico del intendente del pueblo “Güido Bebilacqua” (un aplomado Carlos Bembibre) quien forma parte del estereotipo de las vapuleadas instituciones gubernamentales que no cumplen con sus cargos públicos como corresponde. Pero tal vez sea tristeza lo que “Marianita” lleva consigo, y no un espíritu atravesado, le advierte “Maggie”, una de las jóvenes habitantes del pueblo (sensible interpretación de Malena López).

El abuso de poder y los incumplimientos de la infraestructura prometida para “Aurelia Norte” van a querer ser desenmascarados por una joven periodista (correcta Johanna Zapaterra) que intentará enfrentarse al intendente más allá de las terribles consecuencias que ello implique. Pero su intento de justicia fracasará rotundamente, aun cuando logre traspasar las barreras de “Mara”, la secretaria pueblerina cómplice de la mala administración de los impuestos de los habitantes de “Aurelia Norte” y de otras faltas más (trabajo grotesco y profundo de Sebastián de Vega).

Otro de los temas explorados en esta obra escrita y dirigida por Diego Faturos (que es el producto final del Taller de Montaje del año pasado en el Teatro Timbre 4) es la Fé exacerbada y la necesidad del hombre de creer en algo continuamente. Así Faturos pone en el cuerpo de algunos personajes como “Bety” (adorable Chochi Yebra) el fanatismo religioso que los hermanos del Río, titulares de la comunidad “La Luz inminente” fomentan con extraños y sospechosos fines. La sátira y el tono burlesco que propone desde la dramaturgia Faturos se complementa con estrafalarios bailes de los actores, vestuario acorde y el uso de un lenguaje barroco lleno de sutilezas. Pero en “Aurelia Norte” más allá de estas temáticas centrales se entretejen otras pequeñas historias con muchas características cinematográficas que tal vez nos recuerden al cine clásico y sus westerns: la escenografía de una cronología indefinida nos traslada emocionalmente a un espacio extra-cotidiano en dónde lo onírico cobra valor profundamente.

Las pequeñas historias para grandes actores hacen su entrada cuando “Paloma”, una cantante popular y multifacética llega al pueblo (simpatiquísima Camila Fernández) y se cruza con “Jere”, un joven gangoso (el brillante José Frezzini) que intenta despegarse de la sobreprotección de su madre “Teresita” (potente Mariana Mollo). Dos niñas oriundas de “Aurelia Norte” llamadas “Ana” y “Karina” dudarán de su permanencia en el pueblo (revelación de las jóvenes Luli Krüsemann y Julia Pinedo) intentando pensar un futuro fuera de éste. Las micro historias se cruzan unas con otras tejiendo un corpus dramático trágico con algunas cuotas de humor que alivianan la trama general.

Tal vez el área de oportunidad de “Aurelia Norte” sea no perderse en demasiadas líneas narrativas y poder focalizar puntualmente en ciertas situaciones, lo que le daría mayor profundidad a las escenas y a la obra en general. El clima enigmático que logra generar la pieza, principalmente gracias a la excelsa actuación de Lizzy Pane provoca en el espectador un suspenso permanente que enriquece su estructura logrando una obra teatral sólida y entretenida que sin dudas puede llegar a su apoteosis total modificando algunos aspectos a futuro.

* Julieta Messer

Licenciatura en Artes, Universidad de Buenos Aires.

Ficha técnico artística

Dramaturgia: Diego Faturos

Actúan: Mariela Barcos, Carlos Bembibre, Sebastián De Vega, Camila Fernandez, Jorge Fernández Román, José Frezzini, Luli Krüsemann, Malena López, Mariana Mollo, Lizzy Pane, Julia Pinedo, María de los Angeles Yebra, Johanna Zapaterra

Vestuario: Eliana Itovich

Escenografía: Eliana Itovich

Diseño de luces: Lucia Feijoó

Fotografía: Christian Inglize

Diseño gráfico: Bruno Lancellotta, Verónica Martorelli

Asistencia de dirección: Maria Tibi

Dirección: Diego Faturos

Duración: 75 minutos

TIMBRE 4
México 3554
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4932-4395
Web: http://www.timbre4.com
Entrada: $ 120,00 – Sábado – 23:15 hs – Hasta el 29/08/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25 junio, 2015 por en teatro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: