SPECTAVI, reseñas críticas -teatro,literatura,plástica,cine-

Julieta Mariel Messer Contacto: julieta.messer@hotmail.com

Errante en la sombra

ee60-erranteenlasombra

Por Luciano Alonso

En el impecable y lúcido ensayo Cine/Literatura – Ritos de pasaje, Sergio Wolf reflexiona sobre los problemas específicos de la transposición de la literatura al cine. Cada disciplina habla su propio idioma y convertir un libro en una película es, de alguna manera, volver a escribir el libro. Lo interesante es notar que algunas obras parecen “entenderse” mejor con el cine que con la literatura. Lo contrario, también. No hay que perder estas nociones de vista a la hora de pensar en Errante en la sombra, pues surge de una novela de Federico Andahazi. ¿Qué nos dice esta tendencia en boga de “adaptar” al teatro novelas contemporáneas?

No leí el libro del que surge la obra de teatro y como espectador de Errante en la sombra, me daba cuenta de dos cosas: 1. que había ciertas escenas y situaciones que probablemente funcionarían mejor en la novela y 2. que, no obstante, la novela en cuestión no me interesa nada. Esto no es una crítica literaria, es solo una cuestión de gustos personales. La pregunta es, ¿cómo puede una novela que no me interesa nada (por su temática y su argumento y no por cómo está escrita, claro está) convertirse en una atractiva obra de teatro? La respuesta es: la magia de la puesta en escena.

Me animaría a decir que Errante en la sombra es mucho más interesante como obra de teatro que como novela (aunque no la haya leído, el argumento se me antoja aburridísimo). Ahora bien, ¿qué es lo que funciona en el escenario?, ¿despegarse del trillado anclaje narrativo para brillar con luz propia? Probablemente el mérito es de Adrián Blanco, aunque me animaría a sugerir que es el talento de los actores: como músicos, como cantantes, como bailarines. Habría que ser muy necio para no apreciar el carisma, el encanto que transmiten.

Como en toda obra en la que hay varios actores, uno desarrolla más empatía con unos que con otros, pero en lo estrictamente profesional, el elenco de Errante en la sombra logra una homogeneidad que consigue que el espectador no se distraiga ni incomode por una diferencia cualitativa. Aunque la historia gira en torno a Molina e Ivonne, todos consiguen estar bien, ser funcionales sin destacar demasiado y esa homogeneidad es un mérito.

En lo argumental, la narración intenta contar demasiadas cosas, empantanando un poco el desarrollo de la trama. Se trata de la grandilocuente, improbable y exagerada vida de Molina, el mejor cantor de tango después de Gardel. Su infancia en el barrio de La Boca, su juventud como púgil, su postergada vida como cantante, el pasional amor que lo unió a Ivonne, una puta de lujo que desencadenará la tragedia.

Es una historia de tango, de barrios bajos, de lumpenaje. De estafadores, malandras y bribones. Y de las flores que nacen del fango al fin. Acierta cuando no intenta moralejas. Pero se equivoca cuando exagera todo, volviendo a los personajes caricaturas de ellos mismos. Pero, ya lo dije antes, la exageración en el teatro es disculpable y entendible, porque la exageración y la caricatura acaso definen al teatro.

En el escenario suceden muchas cosas, todo el tiempo. La música diegética ejecutada con tino y destreza es, acaso, de lo más destacable. Hay un innecesario pero loable desnudo femenino. Hay travestismo, amor, acción y violencia. Los actores fuman en escena. Se pelean, se aman, se equivocan. La escenografía y el vestuario rotan y mutan constantemente, a un ritmo que a veces puede resultar disuasorio. Sin embargo, le insuflan a la obra un ritmo que le sienta bien. En conclusión, se trata de una experiencia satisfactoria, de la que uno sale entusiasmado. 90 minutos cargados de emoción. Muy recomendable.

 

Ficha técnico artística

Autoría: Federico Andahazi

Dramaturgia: Adrián Blanco, Pablo Goldberg, Carlos Ledrag

Actúan: Javier Araya, Gastón Biagioni, Alejandro Degasperi, Mario Galvano, Lucia Gerpe, Pablo Goldberg, Carlos Ledrag, Marita Picasso

Músicos: Leandro Angeli, Daniel Domingo Iacovino, Juan Schloeder, Pablo German Sensottera

Vestuario: Liliana Robaina

Escenografía: Liliana Robaina

Diseño de luces: Leandra Rodríguez

Fotografía: Sol Janik

Asistencia de dirección: Marina Kryzczuk

Prensa: Silvina Pizarro

Producción: Milena Lainez

Puesta en escena: Adrián Blanco

Dirección musical: Daniel Domingo Iacovino

Dirección: Adrián Blanco

 

CENTRO CULTURAL GENERAL SAN MARTIN
Sarmiento 1551 (mapa)
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4373-8367 Fax 4374–1251/59 int. 273/278
Web: http://www.centroculturalsanmartin.com/
Entrada: $ 90,00 – Domingo – 20:00 hs – Del 14/03/2015 al 03/05/2015
Entrada: $ 70,00 – Jueves – 21:00 hs – Del 14/03/2015 al 03/05/2015
Entrada: $ 90,00 – Viernes y Sábado – 21:00 hs – Del 14/03/2015 al 03/05/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 marzo, 2015 por en teatro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: